NO TENGO TALENTO.

O quizá sí, pero en el caso de que sea real,
pues yo me alegro de esto.

¿Por qué iba entonces alguien a contratarme?

Pues porque me esfuerzo.

A ver te cuento.

Corre una leyenda por ahí,
o quizá fue una historia que me contaron a mí,
en la que una persona cuando tiene un talento innato,
pues resulta que no se esfuerza tanto.

Y al final, la victoria, la fama, la gloría
o simplemente las cosas bien hechas,
se consiguen tras hacer una tarea tras otra.

Y eso llevo yo haciendo toda la vida,
y sobre todo desde hace 5 años
cuando dejé la consulta de nutrición
para meterme de lleno en este follón.

Correcto, yo estudié Nutrición Humana
pero ahora me dedico a otra rama.

Así que llevo 5 años esforzándome en parecer buena,
y sobre todo EN SER buena en esta que ahora es mi tarea,
para ayudar a mis clientas a conseguir un negocio digital
que les ayuda a construir una vida que les haga vibrar.

Así que, no he tenido un talento innato
para todo esto que ahora hago durante gran rato.

Pero sí me he esforzado,
me lo he currado
y así es como lo he logrado.

Por tanto,
entrar en mi Newsletter es lo mejor que puedes hacer
para saber qué y cómo esforzarte día a día tú también.

Te veo dentro
Firmado, una mujer sin talento.

pd: en la newsletter te escribo varios días a la semana, 
pero los lunes siempre encontrarás contenido de ese güeno de verdad.